Saltar al contenido
X

Empoderando a las personas para ser dueñas de su propio desarrollo

Idiomas: Arabic, English, French, Spanish

Durante 40 años, el FIDA ha trabajado directamente con las personas más pobres del mundo en regiones más remotas del planeta. Prestamos especial atención a las mujeres, los jóvenes y los pueblos indígenas quienes son los más marginados. Nuestro motor y, ahora norma es: empoderar a los más vulnerables para que dirijan su propio desarrollo y hagan realidad todos sus sueños.

Gracias al enfoque del FIDA de impulsar a las comunidades, millones de pequeños agricultores familiares de todo el mundo confían en nosotros. Contribuyen al diseño de los proyectos, invirtiendo su tiempo e incluso su propio dinero. Todo este esfuerzo se ve reflejado en los resultados: el aumento de la producción, incremento de los ingresos, la mejora de su nutrición y de sus vidas.

La gran experiencia global del Fondo en la financiación de programas rentables y centrados en las personas también nos convierte en el asociado preferente de los gobiernos, los organismos de desarrollo, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales que se comprometen a poner fin a la pobreza.

La agricultura es un negocio

Nuestra visión es que las personas de las zonas rurales sean dueños de negocios y que sepan lo qué necesitan para tener éxito: regímenes seguros de tenencia de la tierra, acceso a los mercados, capital y conocimientos; agua limpia; carreteras y transporte fiable, instrumentos y tecnologías, semillas y fertilizantes, y una buena gobernanza.

Los proyectos respaldados por el FIDA conectan a la población rural pobre con los mercados y servicios para que puedan producir más y ganar más. Además, nuestros proyectos transforman las comunidades rurales desde el punto de vista económico y social, y promueven la igualdad de género y la inclusión.

Los miembros de un grupo de productores lecheros respaldados por el FIDA obtienen leche de los agricultores y la venden a granel a una empresa de Kenya. Gracias al aumento del apoyo y las inversiones, los pequeños productores pueden desempeñar un papel importante en la alimentación de sus comunidades y poblaciones futuras. ©FIDA/Susan Beccio

Los miembros de un grupo de productores lecheros respaldados por el FIDA obtienen leche de los agricultores y la venden a granel a una empresa de Kenya. Gracias al aumento del apoyo y las inversiones, los pequeños productores pueden desempeñar un papel importante en la alimentación de sus comunidades y poblaciones futuras. ©FIDA/Susan Beccio

Adoptamos medidas para garantizar que nadie se quede atrás, especialmente con el género, los jóvenes y la nutrición, a través de inversiones destinadas a lograr la sostenibilidad, la resiliencia al cambio climático y avances económicos inclusivos.

Ayudamos a las personas y las comunidades a alcanzar sus metas y transformamos juntos las comunidades rurales.

Ampliando la escala para obtener resultados

La ampliación de los resultados de un desarrollo exitoso está en el corazón de lo que hacemos. Hasta la fecha, hemos movilizado alrededor de USD 26 100 millones y contribuido con otros USD 18 500 millones en favor del desarrollo agrícola y rural. Se estima que las inversiones del Fondo influyen en una reducción de la pobreza de entre el 5,6 % y el 9,9 %, en comparación con los programas de transferencia de efectivo, con los que se consigue una reducción de entre el 3 % y el 7 %.

La cofinanciación de nuestros asociados, los gobiernos y los participantes de los programas potencia nuestras inversiones.

Juntos podemos poner fin a la pobreza rural de aquí a 2030.

Más información

Sistema de Asignación de Recursos basado en los Resultados

El Sistema de Asignación de Recursos basado en los Resultados (PBAS) se basa en normas y utiliza una fórmula que incorpora medidas tanto de las necesidades como de los resultados de los países. A través de este sistema, se proporciona un método para asignar los recursos del FIDA a los programas en los países; estos pueden ser préstamos y donaciones por países sobre la base de los resultados conseguidos por los diferentes países (con respecto al marco normativo amplio, la política de desarrollo rural y los resultados de la cartera) y según las necesidades de los países (la población y el ingreso nacional bruto (INB) per cápita). El enfoque del FIDA incluye disposiciones especiales para el desempeño del sector rural.