Saltar al contenido
X

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa ocasionada por el SARS-CoV-2, el nuevo tipo de coronavirus descubierto. El brote, surgido en Wuhan (China) a finales de 2019, se ha propagado con gran velocidad por todo el mundo y ha perturbado profundamente una serie de actividades fundamentales de las que todos dependemos, como los sistemas agrícolas y alimentarios. Así, ha puesto en peligro a todos aquellos cuyo sustento depende de esas actividades.

La pandemia del coronavirus es una emergencia mundial que afecta a todos los países y requiere la adopción de medidas inmediatas y sostenidas a nivel internacional. Si bien nuestra principal prioridad radica en mitigar las terribles repercusiones económicas y humanas sufridas en todo el mundo, también nos preocupan profundamente los problemas subyacentes que plantea esta emergencia, en especial para quienes se encuentran en mayor riesgo de sufrir consecuencias graves, esto es, los ancianos, los hogares pobres, las personas subalimentadas y quienes viven en zonas rurales remotas sin acceso a servicios ni asistencia. Esas dificultades agudizan los riesgos de la actual pandemia y no se deben pasar por alto.

Unos 736 millones de personas viven actualmente en situación de extrema pobreza, una de las causas fundamentales de múltiples desafíos a nivel mundial, desde los problemas de salud hasta el malestar social o la migración. Mientras tanto, el hambre ya iba en aumento durante varios años antes de la pandemia, devastando las vidas de 690 millones de personas, no solo arrebatando su futuro, sino que también debilitando su inmunidad y su salud; una combinación que, en el contexto de la crisis en curso, resulta más peligrosa que nunca. La inseguridad alimentaria y la pobreza son más acuciantes entre los grupos marginados de las zonas rurales, en particular las mujeres y los jóvenes.

Hay informes preocupantes sobre el impacto que tendrá la COVID-19 entre las poblaciones rurales, donde la pobreza, la subalimentación y la falta de acceso a la atención sanitaria básica hacen que la población resulte especialmente vulnerable Dado que nuestra labor se centra en los más pobres entre los pobres, tememos que el impacto de la COVID-19 en nuestro grupo de beneficiarios sea especialmente pronunciado.

Las crisis a corto plazo pueden dar lugar a problemas, deficiencias, falta de inversiones y vulnerabilidades a largo plazo.

La propagación de la enfermedad puede resultar devastadora para las comunidades pobres del medio rural y los pequeños productores de alimentos, que ya se enfrentan a desafíos como la escasa resiliencia, la nutrición deficiente y el acceso limitado a los recursos y los servicios. Muchos países dependen de esas comunidades para mantener la seguridad alimentaria a nivel nacional. No obstante, la pandemia y las perturbaciones conexas en el comercio, los viajes y los mercados podrían limitar la producción y la disponibilidad de los alimentos.

Nos han informado reiteradamente de que se han producido interrupciones en las cadenas de suministros, que han afectado a la producción agrícola en algunos de nuestros países beneficiarios. No obstante, los pequeños agricultores, con el apoyo del FIDA y de los gobiernos, están demostrando ser actores clave para garantizar el acceso de las poblaciones locales a los alimentos en medio de las interrupciones que están sufriendo los sistemas alimentarios. En líneas más generales, se prevé que la crisis tendrá repercusiones profundas en la economía mundial, lo que afectará sin duda a los pequeños productores de las zonas rurales a una escala mucho mayor.

La mitigación de los efectos del brote implica prestar apoyo directo a las poblaciones que más lo necesitan.

En torno al 63 % de las personas más pobres del mundo trabajan en la agricultura, la gran mayoría en pequeñas explotaciones agrícolas. La mayor parte de las personas más pobres, hambrientas y marginadas viven en zonas rurales, y ahí es donde la comunidad de desarrollo debe centrar sus iniciativas a medio y largo plazo.

Ideas principales

  • La COVID-19 es una pandemia mundial que está teniendo efectos tangibles en el sector agrícola.
  • Además de sus posibles efectos en la salud de las personas, la COVID-19 amenaza con afectar gravemente los medios de vida de los agricultores pobres del medio rural, que dependen de la agricultura.
  • Dado que nuestra labor se centra en los más pobres entre los pobres, tememos que el impacto de la COVID-19 en nuestro grupo de beneficiarios sea especialmente pronunciado.
  • Las inversiones en los programas agrícolas rurales pueden contribuir a reforzar la autosuficiencia de las personas, mitigar el impacto de los fenómenos graves, garantizar una seguridad y unos sistemas alimentarios más sostenibles y mejorar la resiliencia en los Estados en situaciones de fragilidad. 
  • El crecimiento económico en la agricultura es entre dos y tres veces más eficaz para reducir la pobreza y la inseguridad alimentaria que el crecimiento en otros sectores. Las inversiones en la agricultura en pequeña escala pueden ayudar a reactivar la producción alimentaria y crear empleos tras una crisis, así como a facilitar la recuperación de las comunidades rurales.

Para obtener información actualizada sobre la enfermedad por el nuevo coronavirus (COVID-19), remítase a la Organización Mundial de la Salud.

Mecanismo de Estímulo para la Población Rural Pobre

junio 2019

Dada la magnitud del reto que supone esta crisis, el FIDA pondrá en marcha un Mecanismo de Estímulo para la Población Rural Pobre de donantes múltiples en respuesta a la COVID-19. Esta iniciativa se ajusta al marco de respuesta socioeconómica de las Naciones Unidas y complementa los esfuerzos más amplios de respuesta del FIDA en relación con la COVID-19. Su objetivo es mejorar la capacidad de recuperación de los medios de vida rurales en el contexto de la crisis, asegurando un acceso oportuno a los insumos, la información, los mercados y la liquidez.

Noticias relacionadas

Suecia se compromete a asignar fondos al FIDA para evitar que la COVID-19 genere una crisis alimentaria

septiembre 2020 - NOTICIAS
El FIDA ha anunciado hoy que Suecia, a través de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Sida), ha comprometido fondos para evitar que la COVID-19 genere una crisis alimentaria en algunas de las comunidades más vulnerables del mundo.

China-IFAD South-South and Triangular Cooperation Facility: Third Call for Proposals

agosto 2020 - NOTICIAS
The Facility will support the generation and exchange of innovative solutions, approaches and methodologies that can be of value in the post-COVID-19 recovery period.

A call for proposals to support post-COVID-19 food security and resilience through South-South and Triangular Cooperation to be launched on 28 August

agosto 2020 - NOTICIAS
SSTC Facility will launch a call for proposals on 28 August to generate and exchange innovative solutions to help national governments respond to, and recover from, the impacts of COVID-19 on food security.

Blogs relacionados

Los programas del FIDA en los países se adaptan a la crisis de COVID-19: Actualizaciones de la región de Asia y el Pacífico

septiembre 2020 - BLOG
Desde que el virus que causa la COVID-19 alcanzó proporciones pandémicas en toda la región de Asia y el Pacífico hace seis meses, la escala del desafío se ha vuelto cada vez más desalentadora. 

Intensificación de la financiación rural para apoyar a los pequeños agricultores de Zambia

junio 2020 - BLOG

La pandemia COVID-19 está creando perturbaciones, pero a veces ofrece oportunidades de soluciones innovadoras para los agricultores rurales.

Entrevista con Lance Seeto, Chef de Recetas para el Cambio

junio 2020 - BLOG
Chef Lance Seeto is an icon of South Pacific cuisine. He’s also been a supporter of IFAD’s Recipes for Change campaign for more than five years now.

Historias relacionadas

Un programa respaldado por el FIDA mantiene los bienes y medios de vida rurales en Pakistán

agosto 2020 - RELATO

Cuando la COVID-19 llegó a las zonas rurales del Pakistán, la vida cotidiana se paralizó. 

El desarrollo se centra en la juventud...

agosto 2020 - RELATO

Como resultado de la pandemia COVID-19, ya se ha perdido el equivalente a 400 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en todo el mundo, y las proyecciones recientes sugieren que, en consecuencia, otros 71 millones a 100 millones de personas podrían verse empujadas a la pobreza extrema.

Los jóvenes indígenas en la agricultura durante la COVID-19

agosto 2020 - RELATO
La pandemia de COVID-19 ha obligado a muchas personas a reexaminarlo todo: sus prioridades, sus trabajos, incluso su papel en la sociedad.