Incorporación de prácticas agroecológicas en la región de Asia y el Pacífico

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Incorporación de prácticas agroecológicas en la región de Asia y el Pacífico

© FIDA / Irshad Khan

La agroecología es un enfoque integral que abarca elementos de la ecología, la economía y la sociedad dentro de un sistema alimentario. Este enfoque puede ayudar a los pequeños agricultores de diversas maneras: puede aumentar su capacidad de resiliencia, reducir los costos y la dependencia de los insumos externos y mejorar el acceso a mercados y alimentos inocuos y nutritivos. El bienestar de esos agricultores, sobre todo con respecto al empoderamiento y la inclusión social, también ocupa un lugar destacado.

Por tanto, la agroecología es cada vez más pertinente para las iniciativas del FIDA destinadas a llevar a cabo intervenciones sostenibles desde el punto de vista ambiental, social y económico. Por este motivo, las prácticas agroecológicas forman parte de casi la mitad de la cartera actual del Fondo. En concreto, un reciente estudio de más de 200 proyectos respaldados por el FIDA reveló una clara correlación positiva entre la promoción de los enfoques agroecológicos y la incorporación de actividades centradas en la nutrición, el clima y la juventud con un firme apoyo adicional en lo relativo a las cuestiones sobre la igualdad de género y los pueblos indígenas. En el caso concreto de la región de Asia y el Pacífico, en torno a dos tercios de los proyectos de la muestra incorporaban esas prácticas.

De hecho, el FIDA tiene una larga tradición de apoyo a las prácticas agroecológicas en Asia y el Pacífico, especialmente en la región del Himalaya. Este se realiza principalmente a través de la gestión integrada de las plagas y las prácticas orgánicas, el control de la erosión del suelo y la gestión de los recursos hídricos, la gestión integrada de la fertilidad de los suelos, la captación del agua de lluvia y el microrriego, la gobernanza comunitaria y la gestión de los recursos naturales compartidos, y la diversificación e integración de diversos cultivos y animales para mejorar la resiliencia, la nutrición y los ingresos. Otros aspectos claves son los enfoques territoriales, el apoyo al establecimiento de sistemas de tenencia de la tierra, el apoyo a las cadenas de valor inclusivas y la mejora de acceso a los mercados.

La agroecología en los proyectos del FIDA en Asia y el Pacífico

En la India, por ejemplo, el Proyecto de Promoción de Sistemas Agrícolas Resilientes a los Efectos del Cambio Climático en las Tierras Altas del Nordeste (FOCUS) combina la integración de sistemas agroforestales y el apoyo para mejorar la seguridad de la tenencia, por lo que se alienta a los agricultores participantes a que sigan invirtiendo en esos sistemas. Muchos agricultores de la zona del proyecto han seguido la práctica tradicional de un sistema de cultivo migratorio (conocido como jhum), pero se ha vuelto insostenible. El proyecto tiene como objetivo ofrecer a los agricultores prácticas de cultivo jhum más productivas y sostenibles con el fin de reducir la deforestación y crear sistemas ecológicamente equilibrados que puedan mejorar la resiliencia al cambio climático y aumentar los ingresos. El proyecto también ayuda a los hogares jhumia a adoptar sistemas de cultivo alternativos y apoya la mejora del acceso a los mercados y el desarrollo de las cadenas de valor. Un total de 201 500 hogares se beneficiarán directamente del proyecto, de los cuales la mayoría pertenece a pueblos tribales.

El Proyecto de Adaptación Orientada a los Pequeños Agricultores en las Zonas Montañosas (ASHA) de Nepal demuestra claramente que las explotaciones innovadoras y exitosas que siguen un modelo de permacultura basado en la agroecología pueden beneficiar a la comunidad en su conjunto. La permacultura permite a las personas establecer entornos productivos que facilitan alimentos, energía, vivienda y la infraestructura social y económica para apoyarlos, y que responden a sus necesidades materiales y no materiales. Está resultando muy eficaz para la gestión sostenible de los recursos naturales y la compra de menos insumos. En el marco del proyecto se han creado un total de seis explotaciones de muestra, una en cada distrito objetivo, y se ha apoyado a 343 agricultores principales que, a su vez, han extendido sus servicios a un total de 17 387 agricultores. Esas explotaciones modelo sirven de plataforma para el aprendizaje de otros agricultores interesados y favorecen la creación de una base de conocimientos para posibles actividades de subsistencia específicas de cada zona agroecológica.

El Programa de Fomento de la Agricultura Comercial y los Medios de Vida Resilientes (CARLEP) de Bhután también ha establecido cultivos de permacultura y está recuperando las tierras de barbecho para la producción mediante modelos de agricultura regenerativa y permacultura. Incluso se trasladó a agricultores locales a Nepal para que recibieran capacitación en las explotaciones de muestra del Proyecto de Adaptación Orientada a los Pequeños Agricultores en las Zonas Montañosas. También se formaron cooperativas de jóvenes para atraerlos al sector agrícola.

El Proyecto de Adaptación al Cambio Climático en el Delta del Río Mekong (AMD), completado recientemente en Viet Nam, es un excelente ejemplo de la aplicación de prácticas agroecológicas. En el marco del proyecto se colaboró con más de 15 000 pequeños agricultores, incluidas mujeres y minorías étnicas, para reforzar su capacidad de lidiar con las cambiantes condiciones climáticas. A través del proyecto, los agricultores aprendieron a utilizar con mayor eficiencia los recursos naturales (sobre todo los recursos hídricos) y a adaptarse a la creciente salinidad del agua con la introducción de cultivos intercalados de arroz, frutas y hortalizas y sistemas de rotación para el arroz y la cría de gambas. El proyecto también respaldó las iniciativas de los agricultores destinadas a mejorar sus prácticas de gestión de la fertilidad del suelo.

El potencial de la agroecología para transformar los sistemas alimentarios de la región

El FIDA reconoce que las prácticas de agroecología contribuyen sobremanera a garantizar unos sistemas alimentarios sostenibles e inclusivos. Nuestro ciclo de reposición en curso (FIDA12) está destinado a fomentar las inversiones responsables en prácticas agrícolas sostenibles que saquen partido de la ciencia y la tecnología más reciente, como la agroecología. Además, nuestro nuevo Programa de Participación del Sector Privado en la Financiación, que presta especial atención a las mujeres y los jóvenes empresarios, ampliará las oportunidades para que esos grupos colaboren con inversiones de impacto en agroecología.

En toda la región de Asia y el Pacífico, el crecimiento de la población y la intensificación de los graves efectos del cambio climático suponen un problema tanto para la capacidad de los actuales sistemas alimentarios de la región como para la seguridad alimentaria de su población rural. Esperamos que la agroecología resuelva en gran medida esos problemas. A lo largo de los próximos años, nos centraremos en los jóvenes de la región como el motor potencial para la aplicación de prácticas agroecológicas. En concreto, nos interesa ayudar a los jóvenes a crear empresas fuera de las explotaciones agrícolas, destinadas a los insumos agrícolas orgánicos, como el compost de alta calidad, el bioestiércol y los plaguicidas biológicos.

Recientemente, también hemos trabajado con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ), la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM) y el Banco Nacional para la Agricultura y el Desarrollo Rural de la India para reunir a los responsables de la adopción de todo tipo de decisiones (gobiernos, órganos parlamentarios, investigadores y representantes de la sociedad civil) con el fin de extender la agroecología en el Himalaya. Conjuntamente, estamos promoviendo que la región de Hindú Kush se convierta en líder en esta esfera.

Para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2 (Hambre cero) y no dejar a nadie atrás pese a los crecientes desafíos que plantea el cambio climático, el FIDA seguirá participando en asociaciones cruciales como estas, y promoviéndolas, con el fin de impulsar las inversiones en el desarrollo rural. Estas iniciativas contribuirán sobremanera a la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles que beneficien a los pequeños agricultores y a las comunidades rurales vulnerables en toda la región y el mundo en desarrollo.

Obtenga más información sobre la labor del FIDA en Bhután, la India, Nepal y Viet Nam