Organismos de las Naciones Unidas para la alimentación hacen un llamado a aplicar soluciones de adaptación al cambio climático que incluyan a las mujeres y a las niñas

IFAD Asset Request Portlet

Publicador de contenidos

Organismos de las Naciones Unidas para la alimentación hacen un llamado a aplicar soluciones de adaptación al cambio climático que incluyan a las mujeres y a las niñas

©FIDA/Clarissa Baldin

A medida que los extremos climáticos aumentan en frecuencia e intensidad, las mujeres y las niñas —que enfrentan un mayor riesgo que los hombres y los niños de experimentar los devastadores efectos de la crisis climática, entre ellos la inseguridad alimentaria— deben ocupar un lugar destacado en la planificación y la aplicación de las soluciones de adaptación al cambio climático, señalaron hoy tres organismos de las Naciones Unidas para la alimentación en su evento conjunto por el Día Internacional de la Mujer.

Fruto de la cooperación entre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), durante el evento se reconoció la contribución de mujeres y niñas de todo el mundo que desempeñan un papel crucial en la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos. También se destacó la necesidad de que las mujeres participen de manera significativa en los procesos de adopción de decisiones relacionados con la resiliencia y la adaptación al cambio climático.

Las mujeres y las niñas, que dependen de manera desproporcionada de trabajos sensibles al clima, como la agricultura, y que enfrentan limitaciones de acceso a los recursos económicos y de producción, a los servicios y a la información, son más susceptibles a los devastadores efectos de los ciclones, las inundaciones y las sequías, lo que a su vez repercute sobre sus medios de vida y su seguridad alimentaria.

A nivel mundial, un 80 % de las personas desplazadas debido a los desastres de origen climático son mujeres. Cuando sus hogares son destruidos por perturbaciones climáticas, como los huracanes, los ciclones y los terremotos, las mujeres y las niñas se ven obligadas a huir a campamentos de desplazados, donde a menudo se ven expuestas a una mayor violencia.

“Para lograr efectos significativos y duraderos, las mujeres y las niñas no pueden quedar atrás; deben ser un aspecto central de las soluciones y participar en su diseño”, señaló durante la clausura del evento Maria Helena Semedo, Directora General Adjunta de la FAO y Presidenta del Comité de Mujeres de la FAO.

La FAO ayuda a los países a desarrollar políticas y medidas climáticas sensibles a las cuestiones de género en los sectores de la agricultura, la silvicultura, la pesca y la ganadería. Un programa especialmente diseñado tiene por objeto fortalecer las habilidades de liderazgo y negociación de las mujeres, a fin de que puedan transformarse en negociadoras del cambio climático. La FAO también promueve acciones parlamentarias que permiten elaborar presupuestos y realizar inversiones específicas con perspectiva de género en los sistemas agroalimentarios, en particular en el contexto del cambio climático y la respuesta a la COVID-19. Además, asiste a los miembros a adoptar buenas prácticas con enfoque de género con el fin de favorecer a la agricultura climáticamente inteligente y es una de las principales agencias ejecutoras del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés) y del Fondo Verde para el Clima

“Los 1 700 millones de mujeres y niñas que viven en las zonas rurales del mundo tienen 10 veces más probabilidades de verse afectadas por las perturbaciones climáticas y los conflictos. Pese a ello, realizan una contribución desproporcionada a la resiliencia a largo plazo de nuestras comunidades, nuestra nutrición y nuestros medios de vida. El FIDA está trabajando con las mujeres de las zonas rurales para fortalecer la adaptación al cambio climático en las zonas rurales y preservar los recursos naturales de los que todos dependemos”, dijo la Dra. Jyotsna Puri, Vicepresidenta Asociada del FIDA. “Con el tipo correcto de inversiones y reconocimiento, pueden ayudar a construir un futuro mejor para todos”.

A través de su Programa de Adaptación para la Agricultura en Pequeña Escala (ASAP) el FIDA prioriza el empoderamiento de las mujeres. Promueve su participación en las iniciativas comunitarias de planificación y adopción de decisiones referidas a la adaptación, y garantiza que las mujeres puedan acceder a cursos de capacitación y equipos, como los sistemas de riego por goteo y las bombas solares. Por ejemplo, en Gambia, gracias al acceso a sistemas idóneos de gestión del agua y a cursos de capacitación sobre fertilización de suelos y transplantado, las mujeres han diversificado y aumentado la producción alimentaria, han mejorado sus ingresos y han fortalecido la resiliencia de sus comunidades al cambio climático.

“Las comunidades vulnerables, entre ellas las mujeres y las niñas, que son las primeras en sufrir los efectos de la crisis climática, necesitan con urgencia apoyo para adaptarse y mejorar su resiliencia”, dijo la Directora Ejecutiva Adjunta del PMA, Valerie Guarnieri. “El PMA ofrece soluciones climáticas que brindan a las mujeres acceso a información de alerta temprana y a financiación basada en las previsiones antes de que ocurra un desastre, y las capacita en lo referido a las prácticas agrícolas resilientes al clima”.

En Guatemala, donde en años recientes las frecuentes e intensas sequías, las lluvias excesivas, las inundaciones graves y los desprendimientos de tierra se han traducido en inseguridad alimentaria crónica, el PMA está ofreciendo una póliza de seguro paramétrica que brinda a las pequeñas agricultoras y empresarias cobertura contra las sequías y las lluvias excesivas, a fin de salvaguardar sus medios de vida en caso de una conmoción climática. El seguro garantiza pagos de hasta USD 300 y le permite cubrir sus necesidades básicas aun en situaciones de desastre. El proyecto se centra en las mujeres indígenas de la comunidad, que acusan singulares vulnerabilidades.

La representación de las mujeres ha sido sumamente escasa en los procesos fundamentales de adopción de decisiones en materia de soluciones para el cambio climático. La falta de representación justa de las mujeres en los marcos de adaptación al cambio climático implica que las soluciones que se diseñan no responden de manera adecuada a las diversas necesidades de los diferentes grupos de personas que se ven afectadas por las amenazas del cambio climático.

Empoderar a las mujeres para garantizar su participación plena en las decisiones y los marcos de adaptación al cambio climático es fundamental para avanzar hacia un mundo más sostenible.


Más información:

  • Irina Utkina, FAO/Roma, +39 0657052542
  • Caroline Chaumont, FIDA/Roma +39 3496620155
  • Isheeta Sumra, WFP/Roma, +39 3471814398

Contacto de medios

Image of Caroline Chaumont

Caroline Chaumont

Communication and Media Outreach Officer

c.chaumont@ifad.org

Image of Irina Utkina

Irina Utkina

Food and Agriculture Organization (FAO)

irina.utkina@fao.org

Image of Isheeta Sumra

Isheeta Sumra

World Food Programme