Saltar al contenido
X

El FIDA insta a los Gobiernos de la región de Asia y el Pacífico a invertir en los jóvenes de las zonas rurales

Idiomas: Arabic, English, French, Spanish

14 noviembre 2019

©IFAD/Susan Beccio

Roma, 15 de noviembre de 2019 – Habida cuenta de que aproximadamente el 60 % de los jóvenes de las zonas rurales del mundo en desarrollo viven en países de Asia y el Pacífico, se necesitan con urgencia políticas e inversiones específicas y eficaces para ofrecerles un futuro, según un informe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) que se presentará hoy en la Universidad de Pekín.

El Informe sobre el desarrollo rural 2019:Crear oportunidades para los jóvenes de las zonas rurales muestra que se necesitan políticas e inversiones en desarrollo rural, educación, formación profesional, empoderamiento y creación de empleo para ayudar a los casi 340 millones de jóvenes que viven en las zonas rurales de los países de Asia y el Pacífico. El desempleo juvenil es un problema importante en la región, donde 31,6 millones de jóvenes están desempleados, casi la mitad del total mundial.

Según el informe, con inversiones y políticas adicionales que garanticen el acceso de los jóvenes a los mercados, los servicios financieros y las tecnologías, los jóvenes de las zonas rurales podrían ser más productivos, estar más conectados y tomar las riendas de su propio futuro.

“Los jóvenes pueden impulsar el crecimiento económico en sus comunidades y países, pero necesitan apoyo rápidamente ya que el cambio climático y la revolución digital que se están extendiendo por todo el mundo no esperarán”, advierte el Sr. Paul Winters, Vicepresidente Adjunto del FIDA, quien dirigió la elaboración del informe. 

La mayoría de los países de Asia Oriental han experimentado una transición demográfica en la que sus economías se han transformado y la participación de los jóvenes en la agricultura ha disminuido. Sin embargo, en Asia Meridional y Asia Sudoriental, el crecimiento sin precedentes de la población joven sigue representando un desafío. La mayoría de los jóvenes todavía viven en zonas rurales, donde están expuestos al desempleo y la pobreza y no tienen acceso a las competencias, la tierra, los servicios financieros, los insumos y la tecnología.

“Debemos actuar para garantizar que los rápidos cambios y la transformación rural que se están produciendo en la región incluyan a los jóvenes de las zonas rurales. En caso contrario, corremos el riesgo de dejar a millones de jóvenes en la pobreza”, afirma el Sr. Winters.

Los problemas son particularmente acuciantes en Asia Meridional y Asia Sudoriental, donde los jóvenes de las zonas rurales están expuestos a fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático, y las tasas de desempleo de los jóvenes en relación con las de los adultos son las más elevadas del mundo. En estas dos subregiones, más de un tercio de la población joven, principalmente en las zonas rurales, tiene un peso inferior al normal.

En China vive el mayor número de jóvenes del medio rural (76 millones) de la región. A pesar de los avances hacia la transformación rural, los jóvenes de las zonas rurales carecen de acceso a bienes, servicios y nuevas competencias. Alrededor del 51 % de los jóvenes que viven en zonas con características rurales (entre ellas, zonas semirurales y periurbanas) están en zonas con buen potencial agrícola, pero tienen un acceso limitado al mercado.

En el informe se especifica que el tipo de intervención para apoyar a los jóvenes varía en función de la fase de transformación estructural y rural de la economía.

En el caso de los países con un bajo nivel de transformación rural y donde la agricultura sigue desempeñando un papel fundamental en la economía, las inversiones deben centrarse en la promoción de un amplio desarrollo rural para crear oportunidades.

En las economías más transformadas, se necesita formación en competencias cognitivas y no cognitivas para aumentar el acceso al empleo en la economía no agrícola, estimular la iniciativa empresarial y desarrollar la capacidad de los jóvenes para procesar información compleja sobre riesgos y nuevas tecnologías relacionadas con el cambio climático.

En el informe también se destaca que el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones para acceder a los instrumentos financieros y de ahorro desempeñará un papel crucial en el desarrollo rural de la región de Asia y el Pacífico.

 

Nota para los redactores/productores:

Micrositio del Informe sobre el desarrollo rural 2019: Crear oportunidades para los jóvenes de las zonas rurales

 


Comunicado de prensa n.º: IFAD/48/2019

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, les ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado cerca de 21 500 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 491 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Para más información, visite: www.ifad.org.