Saltar al contenido
X

Santo Tomé y Príncipe y el FIDA se asocian para mejorar la nutrición y los ingresos ante el cambio climático

13 febrero 2020

©IFAD/Susan Beccio

Roma, 13 de febrero de 2020 - El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) ha anunciado hoy su apoyo a un nuevo proyecto dirigido a aumentar los ingresos, mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y fomentar la resiliencia de al menos 34 800 agricultores rurales de Santo Tomé y Príncipe, un país insular muy afectado por el cambio climático.

El aumento del nivel del mar y las alteraciones climáticas ponen en peligro a la población rural pobre del país, ya que afectan a sus actividades agrícolas y pesqueras.

Las tasas de carencia de micronutrientes en Santo Tomé y Príncipe también son alarmantes, donde el 96 % de los niños en edad preescolar y el 18 % de las niñas y las mujeres embarazadas sufren carencias de vitamina A. La tasa de malnutrición de los niños menores de cinco años es superior al 17 %.

Con el fin de tratar de dar solución a estos problemas, el Sr. Donal Brown, Vicepresidente Adjunto encargado del Departamento de Administración de Programas del FIDA, y el Sr. Osvaldo Tavares dos Santos Vaz, Ministro de Finanzas de la República Democrática de Santo Tomé y Príncipe, han firmado hoy el convenio de financiación del proyecto de Apoyo a la Comercialización, la Producción Agrícola y la Nutrición (COMPRAN).

Con una tasa de desempleo del 69 % entre la población joven de Santo Tomé y Príncipe, este proyecto dotado con EUR 19,2 millones se dirigirá a los jóvenes, con el objetivo de beneficiar al menos al 50 % de este colectivo. El proyecto contribuirá al desarrollo de los medios de vida, la mejora de la nutrición y la resiliencia, esferas que para el país resultan fundamentales de cara a lograr la seguridad alimentaria y cumplir varios Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre ellos el fin de la pobreza (ODS 1), el hambre cero (ODS 2), la igualdad de género (ODS 5) y la acción por el clima (ODS 13).

El FIDA contribuirá a la financiación del proyecto con un préstamo de EUR 0,9 millones y una donación de EUR 3,8 millones. Además, el Gobierno de Santo Tomé y Príncipe aportará EUR 0,4 millones, y los propios beneficiarios contribuirán con otros EUR 0,5 millones, mientras que otros asociados para el desarrollo aportarán una importante cofinanciación.

Según explica la Sra. Emime Ndihokubwayo, Directora en el País para Santo Tomé y Príncipe, este es un proyecto innovador con el que también se fortalecerá la capacidad de las principales instituciones rurales públicas y privadas del país para poder catalizar y gestionar adecuadamente las inversiones y reforzar las asociaciones entre el sector público, el sector privado y los productores, tanto a nivel central como a nivel descentralizado. Esto garantizará la continuidad y la sostenibilidad de los resultados del Proyecto de Apoyo a la Agricultura Comercial en Pequeña Escala ejecutado anteriormente, en el que se obtuvieron enormes logros con importantes repercusiones en los medios de vida de las poblaciones rurales gracias al aumento de los ingresos.

El proyecto promoverá la inclusión económica de los productores en pequeña escala en las cadenas de valor de productos básicos agrícolas, ganaderos y pesqueros. Se introducirán medidas innovadoras de mitigación del cambio climático y de adaptación a este, en particular en los sectores del riego y la agrosilvicultura. También invertirá en infraestructura y tecnologías poscosecha para reducir al mínimo la pérdida de alimentos. 

Además, este proyecto fortalecerá la capacidad de producción y elaboración de los pequeños agricultores, de manera que puedan ser más competitivos. De igual modo, aumentará su acceso a los mercados, al vincularlos con diferentes agentes de las cadenas de valor seleccionadas. Se creará una infraestructura rural adecuada para apoyar la producción orientada al mercado y facilitar la distribución eficiente del excedente de producción de las pequeñas explotaciones agrícolas a los mercados, lo que permitirá a las familias de agricultores vender más y mejorar sus medios de vida.

El proyecto se ejecutará en todo el país y permitirá financiar 35 planes de negocios de cooperativas, promover 1 500 microproyectos de seguridad alimentaria y nutricional y actividades de generación de ingresos, y apoyar 700 iniciativas de microempresas promovidas por jóvenes.

Otras actividades importantes que se llevarán a cabo son la preparación o actualización del registro de tierras para determinar cuáles son las tierras abandonadas, a fin de distribuirlas entre las mujeres, los jóvenes o las personas con discapacidad que puedan incorporarse a las actividades agrícolas productivas.

Desde 1985, el FIDA ha invertido más de USD 31,7 millones en siete programas y proyectos de desarrollo rural en Santo Tomé y Príncipe, por un valor total de casi USD 70 millones. Esas intervenciones han beneficiado directamente a 36 520 familias rurales.


Comunicado de prensa n.º: IFAD/15/2020

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado USD 22 400 millones en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura. 

Encontrará más información sobre el FIDA en www.ifad.org/es.