Saltar al contenido
X

Los pueblos indígenas son asociados cruciales para construir un mundo mejor después de la COVID-19, declara el Presidente del FIDA

14 julio 2020

Roma / Nueva York, 14 de julio de 2020. Los pueblos indígenas y sus conocimientos únicos son esenciales para hacer frente al brote de la COVID-19 y construir un mundo más sostenible y resiliente a medida que nos recuperamos de la pandemia, ha señalado hoy el Presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

“La pandemia de la COVID-19 nos enseña que necesitamos repensar la forma en que interactuamos con la naturaleza, así como la forma en que producimos y consumimos alimentos. Nuestras prácticas agrícolas insostenibles y la devastación de los bosques y la flora y la fauna silvestres son precisamente lo que nos ha llevado a un contacto más estrecho con el virus que causa la COVID-19”, ha dicho Gilbert F. Houngbo, Presidente del FIDA. “Los pueblos indígenas llevan mucho tiempo advirtiendo de las consecuencias de este tipo de prácticas”.

Houngbo ha formulado esta declaración de cara al acto de hoy centrado en la importancia de colaborar con los pueblos indígenas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y construir un futuro más resiliente, que se celebra coincidiendo con el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (FPAN). La organización del acto ha estado a cargo del Canadá, Finlandia, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Grupo Principal de las Poblaciones Indígenas para el Desarrollo Sostenible.

“Debemos reconocer y tomar conciencia del importante papel que desempeñan los pueblos indígenas en el apoyo y la protección de los medios de vida sostenibles. Brindan una gestión racional de nuestro medio ambiente y contribuyen a aumentar la diversidad biológica y los sistemas alimentarios sostenibles”, ha dicho Karina Gould, Ministra de Desarrollo Internacional del Canadá, que inaugurará el acto.

En el acto se examinará la forma en que los conocimientos, los valores y los sistemas sostenibles de los pueblos indígenas pueden ayudar a lograr el hambre cero y a poner fin a la pobreza en todas sus formas para 2030. También se debatirá por qué es fundamental dar prioridad a la protección de sus derechos y aumentar su acceso a la tierra, los recursos productivos y los servicios sanitarios para ayudarles a hacer frente a los efectos adversos de la pandemia, al tiempo que se garantiza su participación en los procesos de desarrollo pertinentes.

“A medida que trabajamos juntos para elaborar una respuesta global a la COVID-19, necesitamos reconocer las contribuciones reales y potenciales de los pueblos indígenas al desarrollo sostenible”, ha declarado Houngbo. “Con demasiada frecuencia se les margina sistemáticamente, se vulneran sus derechos humanos y se les excluye de los procesos de desarrollo que, de hecho, les perjudican. Nada de ello es aceptable, y debemos cambiar de enfoque al abordar la situación de los pueblos indígenas”.

Hay aproximadamente 476 millones de personas indígenas que habitan en más de 90 países. A pesar de representar alrededor del 6 % de la población mundial, constituyen cerca del 18 % de la población mundial en situación de pobreza. Corren un riesgo desproporcionado en las emergencias de salud pública y se han vuelto aún más vulnerables durante esta pandemia mundial.

Los pueblos indígenas son los custodios de alrededor del 80 % de la diversidad biológica del mundo y también se encuentran entre los más afectados por el cambio climático como resultado de su estrecha interacción y dependencia de los sistemas climáticos y naturales.

El FIDA ha estado trabajando con los pueblos indígenas desde el comienzo de sus operaciones, y los ha considerado un grupo prioritario en la lucha contra la pobreza rural. Beneficia a más de 6 millones de personas indígenas en 31 países a través de 63 proyectos con una financiación de 660 millones de dólares de los Estados Unidos. Cada dos años, el FIDA convoca en Roma el Foro de los Pueblos Indígenas.

 

Nota para los redactores:

El acto “Alianzas con los pueblos indígenas: Aprovechar sus conocimientos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 y abordar las cuestiones relacionadas con la epidemia de COVID‑19” se transmitirá en vivo el 14 de julio de 8:00 a 9:00 horas (hora de verano de Nueva York).

 

 

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 22 400 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.

Comunicado de prensa n.º: IFAD/33/2020