Saltar al contenido
X

Nuevo programa de financiación rural en apoyo de millones de agricultores etíopes destinado a aumentar la resiliencia ante el cambio climático y la COVID-19

05 octubre 2020

Roma, 5 de octubre de 2020 - En el contexto de los efectos derivados de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y el cambio climático a nivel mundial, en particular en los países africanos, el Gobierno de Etiopía y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) han puesto en marcha un nuevo programa de USD 305,7 millones para ayudar a los agricultores más vulnerables a aumentar su resiliencia.

La tercera fase del Programa de Intermediación Financiera Rural (RUFIP III) da comienzo en un momento crucial. Gracias a su ejecución, a cargo del Banco de Desarrollo de Etiopía, los agricultores podrán acceder a servicios financieros, aumentar y diversificar sus ingresos, mejorar la nutrición y aumentar su resiliencia en las zonas rurales amenazadas por el cambio climático.

El lanzamiento virtual del programa reunió a los participantes del programa, funcionarios gubernamentales y personal de las Naciones Unidas y del FIDA; entre otros, cabe mencionar al Sr. Solomon Desta, Vicegobernador del Banco Nacional de Etiopía, el Sr. Yohannes Ayalew, Presidente del Banco de Desarrollo de Etiopía, la Sra. Catherine Sozi, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Etiopía, y el Sr. Ulaç Demirag, Director del FIDA en el País para Etiopía.

La financiación incluye una donación por valor de USD 35,1 millones y un préstamo por valor de USD 4,9 millones, ambos a cargo del FIDA, así como una cofinanciación significativa procedente de los asociados internacionales para el desarrollo y las instituciones financieras nacionales. El Gobierno de Etiopía contribuirá con USD 51,9 millones, mientras que USD 0,9 millones correrán a cargo de los propios beneficiarios.

El sector agrícola de Etiopía, que da trabajo al 80 % de la población, a menudo se ve afectado por sequías que cada vez son más frecuentes por los efectos del cambio climático. En 2017, las escasas precipitaciones registradas en la estación lluviosa generaron pérdidas catastróficas en los cultivos y el ganado, por lo que unos 8,5 millones de personas debieron recurrir a la asistencia humanitaria.

“En la primera y segunda fase del programa las instituciones de microfinanciación pudieron prestar servicios a 5 millones de clientes, se logró mejorar la capacidad reglamentaria dirigida a mejorar la supervisión de los servicios bancarios, de microfinanciación y de arrendamiento financiero”, señaló el Sr. Solomon Desta, Vicegobernador del Banco Nacional de Etiopía. “El programa demostró que la microfinanciación es una estrategia más acertada a la hora de fomentar la inclusión financiera de la población pobre vulnerable: en comparación, 5 millones de prestatarios recurren a las instituciones de microfinanciación mientras que solo 0,3 millones recurren a los bancos”.

La tercera fase del programa se basará en las enseñanzas y experiencias extraídas de las dos fases anteriores. En ella, se ampliará la escala de las intervenciones ligadas a la prestación de servicios financieros rurales que se adapten a las necesidades de los pequeños agricultores más vulnerables, en particular las mujeres y los jóvenes.

“El FIDA es un organismo clave de las Naciones Unidas en Etiopía: hasta la fecha ha realizado inversiones por valor de más de USD 750 millones y ha beneficiado a 7 millones de hogares vulnerables. Esta tercera fase, que tiene por objeto ayudar a los pequeños agricultores a acceder a los servicios financieros rurales, también forma parte de la respuesta de las Naciones Unidas a la COVID‑19”, declaró la Sra. Catherine Sozi, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas en Etiopía. “Espero con interés que se ponga en marcha esta fase y conocer sus resultados e impacto”.

Gracias al programa, las instituciones financieras rurales podrán ofrecer una gama más amplia de servicios y productos financieros a un mayor número de personas pobres de las zonas rurales. Asimismo, se respaldará la utilización de esos productos por parte de las cooperativas rurales de ahorro y crédito y las instituciones de microfinanciación a través de la capacitación en materia de alfabetización financiera. Además, se desarrollarán productos de seguros a través de las instituciones financieras rurales a fin de que los pequeños productores rurales puedan mitigar los riesgos vinculados al cambio climático.

“En realidad, la tercera fase del programa se centra en las personas: no se trata simplemente de poner el crédito a disposición de la población rural, mejorar el sector de la microfinanciación en Etiopía y promover la agroindustrialización, sino de lograr que 13,5 millones de hogares rurales vulnerables avancen por un camino sostenible hacia la prosperidad”, afirmó el Sr. Ulaç Demirag, Director del FIDA en el País para Etiopía.

A pesar de los avances logrados, la tasa de malnutrición infantil en Etiopía sigue siendo la mayor del África Subsahariana. El programa también promoverá la sensibilización en materia de nutrición a través de campañas y exhibiciones, que estarán dirigidas a las zonas más vulnerables a la inseguridad alimentaria debido al cambio climático. También ayudará a los pequeños agricultores y a las empresas de menor tamaño a mejorar su resiliencia frente a las perturbaciones meteorológicas.

Desde 1980, el FIDA ha invertido en Etiopía USD 795,5 millones en 20 programas y proyectos de desarrollo rural cuyo valor total asciende a USD 2 100 millones. Estos programas han beneficiado directamente a unos 12 millones de hogares rurales.

 

Comunicado de prensa n.º: FIDA/46/2020

El FIDA invierte en la población rural y, al empoderar a estas personas, las ayuda a reducir la pobreza, aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y fortalecer la resiliencia. Desde 1978, hemos destinado 22 400 millones de dólares de los Estados Unidos en donaciones y préstamos a bajo interés a proyectos que han permitido llegar a alrededor de 512 millones de personas. El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de las Naciones Unidas para el sector de la alimentación y la agricultura.