Saltar al contenido
X

Pequeños créditos que promueven el espíritu empresarial rural en Guinea

Idiomas: Arabic, English, French, Spanish

Photo: FIDA / Barbara Gravelli

Para Mohamed es un orgullo recibir visitantes en su huerto en el pueblo de Fria (Guinea) y mostrarles todas las variedades que ha estado cultivando. Este empresario rural de 32 años recuerda cómo logró el éxito en su negocio gracias a una oportunidad inesperada que se le presentó cuando intentaba ingresar al Gobierno como funcionario público.

Desde que en 2012 se graduó con un título en ingeniería agrícola, Mohamed intentó varias veces obtener un empleo como funcionario público, pero sin éxito. En el ínterin, cultivaba una pequeña parcela y vendía productos agrícolas de manera independiente. “Todo lo que quería era un ingreso decente”, cuenta.

Un día en 2017, Mohamed se enteró de la existencia de las asociaciones de servicios financieros, una red de cooperativas de financiación rural en Guinea que el FIDA apoya mediante el Programa Nacional de Apoyo a los Agentes de las Cadenas de Productos Agrícolas – ampliación de Baja Guinea (PNAAFA-LGF) Dado que la red otorga préstamos a bajo interés a sus miembros, Mohamed vio la oportunidad de invertir en su pequeña parcela y pronto decidió unirse a la asociación de servicios financieros de Fria.

Mohamed solicitó un préstamo de 2 millones de francos guineos (GNF) (USD 215) que usó para comprar semillas y fertilizantes para su huerto. Gracias al aumento en la producción, sus ingresos postcosecha alcanzaron los GNF 6 millones (USD 645).

Entusiasmado por haber triplicado el valor de su inversión inicial, Mohamed devolvió el primer préstamo y solicitó otro, ahora por GNF 3 millones (USD 320). Esta vez, sus ingresos alcanzaron la impresionante cifra de GNF 11,6 millones (USD 1 250).

Con el aumento en sus ingresos, Mohamed pudo nuevamente devolver el préstamo y labrarse una reputación como buen pagador ante la asociación de servicios financiero de su localidad. Así que cuando solicitó un tercer préstamo, la asociación le extendió un crédito más amplio. Ahora que está vendiendo la producción de la última cosecha, Mohamed espera aumentar aún más sus ingresos y seguir creciendo.

Beneficios de largo alcance
El joven agricultor que alguna vez quiso ser funcionario público se ha transformado en un astuto empresario que ha logrado duplicar su superficie cultivo a dos hectáreas y ha adquirido otras tres para ampliar su plantación a lo largo de las próximas temporadas de cosecha. La prosperidad de su negocio le ha permitido a Mohamed brindar oportunidades de empleo y mejores medios de vida a seis trabajadores temporales que se encargan de preparar la tierra y de sembrar y cosechar.

Mohamed cultiva pimientos, berenjenas, tomates y sandías, y está planeando diversificar su producción. Sus frutas y hortalizas frescas, así como otros cultivos de un valor nutritivo similar que producen otros agricultores de la localidad, contribuyen a ampliar la gama de opciones alimentarias en los mercados y a fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional de la zona.

Por medio del Programa Nacional de Apoyo a los Agentes de las Cadenas de Productos Agrícolas – ampliación de Baja Guinea, la asociación de servicios financieros de la localidad ha recibido fondos, capacitación e infraestructura. La asociación cuenta con 962 miembros, de los cuales casi la mitad son mujeres y 250 son jóvenes. En total, el FIDA brinda apoyo a 26 de estas asociaciones en toda Guinea, en beneficio de 31 018 miembros activos y 1 912 asociaciones de agricultores.

Las asociaciones de servicios financieros tienen entre sus miembros agricultores, ganaderos y pescadores en pequeña escala. Gracias a esta federación de cooperativas de financiación rural, muchos de sus miembros no solamente han abierto una cuenta bancaria por primera vez en su vida, sino que también han podido invertir en hacer realidad sus sueños o, como Mohamed, en descubrir nuevas oportunidades.